Tradición romanística y el nuevo Código Civil de la República Popular China de 2021 (parte I)

CFAH
Tradición romanística y el nuevo Código Civil de la República Popular China de 2021 (parte I)

El primer Código Civil de la República Popular China que se aprobó el 28 de mayo de 2020 por la Asamblea Nacional Popular (ANP, legislativa) y que entró en vigor el 1 de enero de 2021, consta de 1260 artículos divididos en siete libros: parte general, derechos reales, contratos, derechos de la personalidad, matrimonio y familia, sucesiones mortis causa y responsabilidad civil[1].

El nuevo Código Civil de la RPC sigue, en gran parte, en su estructura, la sistemática de los códigos civiles europeos y latinoamericanos de base romanista. Y en este sentido, el Profesor JIANG PING[2] ha destacado como aportaciones del Derecho privado romano de especial relevancia: el principio de buena fe; la capacidad jurídica tanto de las  personas físicas como de las jurídicas; el régimen jurídico de los derechos de propiedad, usufructo, superficie o enfiteusis ­-que resulta de interés en ese país ya que ofrece construcciones jurídicas y soluciones útiles en el marco de la propiedad inmobiliaria estatal-; los diferentes tipos de contratos consensuales y reales aplicables al tráfico mercantil; o el estudio de los supuestos de responsabilidad civil derivados de delitos o de cuasidelitos. Y todo ello, señala el mismo Autor, en el marco de las concepciones filosóficas y humanistas propias de los juristas romanos clásicos.

XU GUODONG[3], Profesor de Derecho de la Universidad de Xiamen, nos describe pormenorizadamente las vicisitudes y el iter de los trabajos preparatorios para la definitiva promulgación del Código Civil, concluyendo dicho camino el día 15 de marzo de 2017 en el que la V Sesión Plenaria de la XII Asamblea Nacional Popular votó a favor de la promulgación de la Parte General del Código Civil (Minfa Zongze), de 206 artículos integrados en 11 capítulos, la cual constituye el libro primero del Código Civil.

Con anterioridad, se aprobó en 1986 la Ley de Principios Generales de Derecho Civil la cual establecía un catálogo de disposiciones que pudiesen servir de fundamento para la posterior publicación de leyes de Derecho privado, así como de un Código Civil, cuyo proceso de elaboración sufrió diversas vicisitudes. La aprobación de la Ley de Principios Generales de Derecho Civil de 1986 sirvió de base para la elaboración de una serie de leyes en este ámbito. La idea era que dichas leyes pudiesen ser luego reunificadas para la redacción de un único texto como Código Civil de la República Popular China. Dicha ley se inspiró en el capítulo primero del Código Civil alemán y contiene 156 artículos englobados en nueve capítulos relativos, respectivamente, a las siguientes materias: <<Principios generales>> (arts. 1-8); <<De la persona física>> (arts. 9-35); <<De la persona jurídica>> (arts. 36-53); <<Del negocio jurídico, de la representación>> (arts. 54-70); << De los derechos civiles>> (arts. 71-105); <<Sobre la propiedad y otros derechos reales, obligaciones, propiedad intelectual, de la responsabilidad civil>> (arts. 106-134); << De la prescripción>> (arts. 135-141); <<De la aplicación de la ley en las relaciones de Derecho civil con sujetos extranjeros>> (arts. 142-150); y <<Disposiciones integradoras>> (arts. 151-160).

A partir de dicha Ley de Principios Generales y a la espera de la elaboración del Código Civil, se optó por llevar a cabo la aprobación de una serie de leyes sectoriales de Derecho Civil enmarcadas en el sistema normativo y conceptual de aquella ley: así podemos citar la ley sobre contratos de 1999; la ley sobre el matrimonio de 1980 modificada en 2001; la ley sobre sucesiones por causa de muerte de 2005; la ley sobre adopciones de 1991, modificada en 1998; la ley de procedimiento civil de 1991, modificada posteriormente en 2007 y 2012; la ley sobre derechos reales en 2007; la ley sobre la responsabilidad por ilícito civil de 2009; o la ley de 2010 sobre la aplicación de las normas en las relaciones de Derecho civil  con sujetos extranjeros.

Ahora bien, el largo camino que ha conducido a la aprobación final del nuevo Código Civil comienza a finales del siglo XIX, cuando China se abrió a la cultura jurídica occidental en su deseo de sentar las bases para la modernización del país siguiendo el modelo y el ejemplo de Japón. Hasta entonces el Derecho chino, de tradición milenaria, se basaba en el Li, es decir, en los llamados ritos que integraban un derecho fundamentalmente consuetudinario que regulaba las relaciones jurídicas de Derecho Privado sobre unas bases patriarcales y feudales, y, por otra parte, el Fa, es decir, la compilación de leyes escritas relativas al Derecho Penal y al Derecho Administrativo.

La alternativa que se planteó a los juristas chinos de las primeras décadas del siglo XX para estructurar un sistema jurídico de Derecho Privado que sirviese de base para el nacimiento de una China moderna fue, o bien seguir el modelo del Common Law anglosajón, o bien el modelo representado por el Derecho europeo continental y, más concretamente, por el Código Civil alemán basado en gran parte en el Derecho Romano reelaborado y sistematizado por la pandectística alemana. Triunfó esta segunda opción y, conforme a la misma, comenzó a estudiarse el Derecho Romano en las Facultades de Derecho y, también, siguiendo este modelo de la Europa continental, de base romanista, fue elaborado el Código Civil de 1931[4], el cual fue derogado en 1949.

Tras la muerte de Mao Zedong y, sobre todo, con la llegada al poder de Deng Xiao Ping, comenzó una nueva era de apertura en la historia de China. De ahí que este gran país volviese a mirar a Occidente, como ya sucedió casi un siglo antes, y es precisamente en este contexto en el que ha surgido en las últimas décadas un notable interés hacia el Derecho Romano y su recepción en los ordenamientos jurídicos del continente europeo. En este sentido, recordamos con SCHIPANI[5] como, dentro de las resoluciones de política legislativa sancionadas en 1978,  en el curso de la Tercera Sesión Plenaria del Comité Central elegido en el XI Congreso Nacional del Partido Comunista de China,  se reconoció expresamente el “significado social general del Derecho Romano”, “su racionalidad”, “la posibilidad de ser heredado <recibido> y la utilidad que el mismo representa para la República Popular China dentro de su política de apertura a la problemática socialista de mercado”.

Ya en 1978 había cinco institutos universitarios en Pekín, Xi’An, Chongqing, Wuhan y Shanghái, en los cuales se impartía docencia de Derecho Romano y, hoy en día, podemos constatar la existencia de más de 600 Facultades o Institutos de Derecho, en muchos de los cuales se imparte docencia de Derecho Romano, en algunos como asignatura optativa autónoma y en otros formando parte del Curso de Historia de los Sistemas Jurídicos Extranjeros[6].

Asimismo, podemos destacar la existencia de una abundante bibliografía romanística que comienza con la publicación del primer manual de Derecho Romano escrito en 1915 y titulado Luoma Fa (Derecho Romano), de Haung Youchang, el cual fue objeto de numerosas reediciones[7].  También, desde los años ochenta del pasado siglo se han publicado numerosas obras, entre artículos, manuales, monografías y traducciones de fuentes latinas (incluyendo la Compilación de Justiniano) y de autores extranjeros sobre la materia, entre los que destacamos la traducción en lengua china de los dos primeros volúmenes de la Storia della costituzione romana de Francesco de Martino, realizada por el Profesor Xue Yun de la Universidad de Pekín (2009, 2014), siendo el primer volumen de esta obra incluido por el Profesor Liu Suli entre los cien mejores libros  publicados en China en el año 2009, escogidos cuidadosamente entre los aproximadamente 110.000 libros publicados en dicho país a lo largo de ese año. Mencionamos también la recopilación de materiales realizada bajo el título Luoma fa (Derecho Romano) por Zhou Nan[8], Wu Wenhan y Xie Bangyu (1983), en la cual los autores llevaron a cabo una amplia reconstrucción histórica del Derecho Romano siguiendo la tripartición de personae, res y actiones.  Siguen Luoma fa Yuanli (Manual de Derecho Romano) (1988), de Qu Keshen; Luoma fa Tiyao (Elementos fundamentales de Derecho Romano) (1988), obra de Zhou Nan; Faxue zong lu-faxue jieti (Instituciones de Justiniano) (1989), traducidas por Zhang Qitai; Luoma fa  (Derecho Romano) (1990), de Xie Bangyu; las traducciones realizadas por Huang Feng de las Istituzioni di diritto romano de Bonfante (Luoma fa Jiaokeshu) (1992), de la Storia del diritto romano de Grosso (Luoma fa shi) (1994), y de las Instituciones de Gayo (1997); la traducción de las Instituciones de Justiniano (Faxue Jieti /[Gu Luoma] Youshidingni zhe), por Xu Guodong (1999); Luoma Sifa Daolun (Manual de Derecho Privado Romano) realizado por Haung Feng (2003); una ulterior edición de Luoma fa (Derecho Romano) de Qiu Hanping (2004); Luoma fa yuanli (Instituciones de Derecho Romano) (2006), de Chen Chaobi; Luoma fa yu Xiandai (Derecho Romano y moderno), de Huang Youcheng (2008); Luoma sifaxue (Manual de Derecho Privado Romano) (2009), de Fei Anling; Luoma Fa (Derecho Romano), de Meng Zhenxiang (2009); Luoma gongfa yaolun (Elementos de Derecho Público Romano), de Xu Guodong (2014)” [9].

Para terminar, recogemos una breve reseña bibliográfica sobre la relación entre el Derecho Romano y el nuevo Código Civil de la RPC: CARDILLI R., Diritto cinese e tradizione romanistica alla luce del nuovo Codice Civile della RPC, en Mondo Cinese. Rivista di studi sulla Cina Contemporanea, 167, Milano, 2019 (concretamente este volumen de la revista lleva por título: <<Codice cinese. Xi ed il governo della legge>>); PORCELLI S., Il nuovo Codice Civile della Repubblica Popolare Cinese. Osservazioni dalla prospettiva del dialogo con la tradizione romanistica, en Studium Iuris. Rivista per la formazione nelle professioni giuridiche, Padova, 7/8, 2020; SACCOCCIO A., Il nuevo Codice civile cinese e la realità del mutuo, B.I.D.R., 114, Roma, 2020; PORCELLI S., Hetong e contractus. Per una riscoperta dell’ idea di reciprocità nel dialogo tra Diritto cinese e Diritto romano, Torino, 2020; TOTI E., Diritto cinese dei contratti e sistema giuridico romanistico. Tra legge e dottrina, Roma, 2020.

[1]Este Código ha sido traducido al italiano (junio de 2021) por la Profesora Huang Meiling: <<Codice Civile della Repubblica Populare Cinese>>, a cura di Oliviero Diliberto, Domenico Dursi, Antonio Masi.

[2] JIANG PING, Il risorgere dello spirito del diritto romano in Cina, en Diritto cinese e sistema romanistico. Contributi, a cura di FORMICHELLA L., TERRACINA G., TOTI E., Torino, 2005, pp. 53-54.

[3] XU GUODONG, Note introduttive all’esame della struttura dei tre principali progetti di codice per la RPC attualmente in fase di elaborazione, en Roma e America, 23, Modena, 2007, pp. 133 ss., llevó a cabo un amplio y detallado estudio sobre la marcha de los trabajos encaminados a la redacción del nuevo Código Civil chino y de las divergencias que fueron surgiendo, debido a las distintas influencias y concepciones políticas y jurídicas que se dan entre los juristas chinos contemporáneos. Véase también, XU GUODONG, La base romanistica della Parte Generale del Codice Civile cinese, B.I.D.R., Milano, 110, 2016, pp. 48-49.

[4] Actualmente, en vigor en Taiwan.

[5] SCHIPANI, S., Fondamenti romanistici e diritto cinese (un “tempo dei giuristi”: riflessioni sull’accrescimento del sistema), en Roma e America, 38, Modena, 2017, p. 112; JIANG PING, Il diritto romano nella Repubblica Popolare Cinese, en Diritto cinese e sistema giuridico romanistico. Contributi, a cura di FORMICHELLA, L., TERRACINA, G., TOTI, E., Torino, 2005, pp. 3 ss.  (= INDEX, 16, Napoli, 1998, 317 ss.).

[6] FORMICHELLA, L., Fondamenti romanistici e insegnamento del diritto cinese, en B.I.D.R., 110, Milano, 2016, p. 222.

[7]  COLANGELO L., Introduzione del diritto romano in Cina: evoluzione storica e recenti sviluppi relativi alla traduzione e produzione di testi e all’insegnamento, en Roma e America, 36, Modena, 2015, pp. 196-197.

[8] FORMICHELLA L., Fondamenti romanistici…cit., p. 222, añade que “Zhou Nan es el autor del manual históricamente más celebre, realizado inicialmente bajo la forma de apuntes que resumen 50 años de estudio y enseñanza por parte de uno de los precursores del Derecho Romano en China’’.

[9]FORMICHELLA L., Fondamenti romanistici… cit., p. 222. Véase también, TERRACINA G., Bibliografia romanistica pubblicata in Cina (1978-2003), INDEX, 32, Napoli, 2004, pp. 259 ss.; ID., Introduzione alla Bibliografia romanistica pubblicata in Cina (1978-2003), en Roma e America, 17, Modena, 2004, pp. 371- 381.

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*